Un cineasta compulsivo y aparentemente vanguardista confecciona un casting particularmente inhabitual en el cual somete a sus actores a situaciones insólitas de experimentación con droga, sexo desmedido, alcohol y algunos focos de violencia que, bajo situaciones extrañas, termina por enloquecer a sus participantes, disgregándolos de sus propias personalidades, convirtiendo aquello en un juego lúgubre e irreal que no solo comprometerá su sanidad mental, sino que probablemente también pondrá en riesgo sus vidas.