Sere es una periodista que abandona el oficio para montar un restaurante. Olga es una vieja amiga que vive en Londres. En breves cartas marcadas por el asombro y el horror, Sere le cuenta a Olga las peripecias  de Patricia, una amiga en común  que investiga una serie de crímenes inexplicables. Los cuerpos han sido encontrados en el Guaire, pero ninguno de ellos se ha ahogado. Excepto uno: Toñito Peralta. En este caso parece estar la clave de todos los demás. Patricia quiere saber qué pasó. ¿Logrará descubrirlo? Raquel Rivas Rojas se vale de un contexto apenas explorado en la literatura negra venezolana para construir un texto redondo, emocionante y con gran profundidad.