En el bosque mojado los monstruos se esconden en cada rincón, esperando asustar al niño fisgón, que quiera averiguar dónde está el monstruo llorón.